11 febrero, 2020

La sonrisa de Lupita

Cuando Lupita Moreno sonríe, ilumina todo. Ella tiene una de esas sonrisas bondadosas, traviesas, que remarcan los gestos de su rostro, líneas de vida y experiencia. Cuando la veo sonreír, recuerdo a mi madre y a otras mujeres de mi familia y de otras familias que he conocido y saludado; su fuerza y amor, su entrega a todo lo que hacen con dedicación y gran sentido humano.

Este 2020, Lupita Moreno Loeza cumplirá 85 años de vida, los últimos 15 los ha dedicado a una actividad que le llena de alegría: nadar; una, porque la empezó con su hermana, a la que ya despidió en esta vida, pero cada día que practica, la recuerda y vuelve a sonreír. El otro motivo, es que ahí, en la alberca de la Cecufid, a donde asiste dos veces por semana, tiene muchas amigas.

Con 6 hijos y 20 nietos, a Lupita lo que le falta es tiempo para hacer todo lo que le gusta y quiere, ¡no se da abasto!

Eso es lo que yo quiero para cada adulto mayor de Michoacán, que vivan tranquilos, seguros y felices, haciendo lo que más quieran sin la preocupación de nada. Sólo es devolverles un poco de lo mucho que nos han dado a lo largo de su vida, a nivel personal y laboral, cimentando buenas familias.

Con la historia de Lupita, compruebo nuevamente que el valor de Michoacán está en cada hombre y mujer de bien, que habitan este hermoso Estado.